El nuevo artículo de Sónec: Espacio Abierto nos habla de La Estación/Archivo Móvil un dispositivo instalativo concebido como “archivo-obra”, creado en 2017 para eliminar las distancias que separan la cotidianidad del archivo con la interacción de los públicos, sus usos y formas tradicionales de presentación. Su aparición materializa la extensión física de Sónec Sonoteca de Música Experimental y Arte Sonoro en Chile, que viaja por distintos territorios del país, intercambiando la ambivalencia que existe entre la obra y su contenido. Haciendo con esto un guiño, a las poéticas que han plasmado el archivo como objeto de arte. De este modo la Estación/ Archivo Móvil, ofrece una experiencia estética que modifica la naturaleza de sus formas de hacer en clave ciudadana.

Desde las diversas experiencias que ofrece este formato, se reflexiona acerca de los contrastes aplicados al concepto “ Archivo”, puestos en discusión con la forma de creación que ha caracterizado al proyecto Sónec, observando las distintas influencias, objetivos y realidades que han favorecido su creación y rotación desde el año 2017 a la actualidad.

Noelia Muñoz Galindo
1 noviembre 2020
Share Button

El ARCHIVO Y SUS FACETAS

Archivar

Clasificar, catalogar, ordenar, encasillar, adscribir.

“Guardar un archivo -conjunto lógico de información o de datos- en la memoria de una computadora , disquete, web etc., para conservarlo y que no sufra alteraciones.
Definiciones robadas a la red.

En el pasado artículo de presentación de Sónec Sonoteca de Música Experimental y Arte Sonoro en Chile, narramos para Sul Ponticello que la naturaleza del proyecto estaba embarcada en una génesis cruzada entre la biblioteca y el archivo; bien fuera por su forma de ofrecer el material de consulta o por su capacidad para articular las prácticas propias de su género; recopilar, levantar y establecer información específica. Todo ello instaurando  procederes que de igual modo habían fusionado la gestión independiente e institucional como resultado de un largo y continuo proceso de experimentación.

En esta constante “La Estación-Archivo Móvil” aparece como un nuevo “ente que se repiensa”, revisando otros supuestos sobre las distancias existentes entre la obra, los artistas y el archivo, en un ejercicio de estudio de nuevos contactos con el público. Hal Foster (2004), en “ Archivos y utopías en el Arte Contemporáneo” habla de estas situaciones entendiéndolas como  fronteras que se desdibujan, cuando haciendo uso del arte relacional,  los artistas habían encontrado confort en posturas lejos de sus disciplina para su inspiración creativa; Foster nos habla del artista como curador, del artista como archivista. La  particular atención al archivo dada por los artistas,  hace que el público recaiga en el sentido lúdico y educativo del mismo, como Hal Foster comentará la creación se detiene en el archivo: “ por el afán de recuperar y acumular las partes marginales o suprimidas de la historia, en algo físico o espacial para hacerlointeractivo”.

En este juego de las filtraciones, el archivo también asume que puede ser una obra de arte, allí donde los artistas observan el proceso discursivo que es capaz de movilizar, el archivo construye ramificaciones que representan una sucesión de ideas a través de la selección específica de cada documento.

La Estación/ Archivo Móvil, se enmarca en esta idea de “archivo- obra”,  entendido como cuerpo presente que asumen la naturaleza de ser interrogado cuando recobra la inmanencia del mundo físico. Ofreciéndose para indagar en sus contenidos, siendo consciente de estar en mitad de una dualidad mordaz; ser una” máquina de almacenar” procesos creativos que se identifican con rasgos cultural concretos o ser “una máquina social”  Máximiliano Tello (2015) con la capacidad de recuperar procesos históricos, que  crearán de algún modo una futura sociedad.

Estación/Archivo Móvil en Museo de la Solidaridad Salvador Allende 2017

La Estación/Archivo Móvil, es un proyecto que estaba en la cabeza de la sonoteca desde el año 2014, motivada por las instancias chilenas de los años sesentas, que ya plantean instalaciones para ofrecer información de forma instantánea. Su inspiración más directa reside en la variedad de atributos que las vanguardias racionalistas, aportan desde experiencias estéticas que proponen procesos de intercambio de información productiva, inmersos en momentos de distensión.

La Estación se hace realidad en 2017, con la idea de ofrecer un brazo físico del archivo que permitiera poner en juego los contenidos de la sonoteca de un modo distinto. Así se invertía la acción de búsqueda que el público realizaba en la página web, pues en esta ocasión sería el  archivo quién fuera al encuentro de ellos.

Estación/Archivo Móvil en Museo de la Solidaridad Salvador Allende 2017

Con la presentación de la instalación, se pretendía deducir el efecto de la unión simultanea de distintos públicos; interviniendo al tiempo en centros de documentación y archivos- para ofrecer la visión de Sónec  sobre el universo del Arte Sonoro y la Música Experimental a un público especializado-, mientras que la entrada de la estación en centros de creación y centros culturales unía los repertorio artístico con otras expresiones culturales del medio local, -generando interesantes comparativas-  ofreciendo  valiosas experiencia  de interacción con públicos infantiles y juveniles que por primera vez tomaban contacto con el entorno de lo sonoro.

LA ESTÉTICA DE LAS FUNCIONES

Las posibilidades visuales del archivo-obra, responden directamente a las necesidades de su objetivo social “educar y esparcir”, que acompañan a las conductas estéticas generadas en el racionalismo. La Estación/Archivo Móvil, se inclina en estas alternativas por la capacidad que las vanguardias de mediados del siglo XX,  poseían a la hora de transmitir una idea de fraternidad, unidad y discusión social. Su alusión directa a la obra «Worker’s Club» (1925) de Alexander Rodchenko, enmarcada en el Constructivismo ruso, recoge su esencia principal creando grandes paralelos. Hablamos de una instalación que encarnaba los valores revolucionarios, donde los trabajadores contaban con un tiempo de descanso, para mantener conversaciones e interacciones colectivas en contraste con el esparcimiento pasivo y solitario de otros sistemas.

Aleksandr Mikhailovich Rodchenko, Worker’s Club (1925). Exposición Internacional de Artes Decorativas e Industria Moderna, París.

Worker’s Club, contaba con funciones fundamentales que repercutían en la educación del trabajador a través de la tecnologías de la información más actualizadas. El mobiliario de la instalación estaba adaptado para leer o trabajar, incluso se convertía en una tribuna para recibir a un orador, de igual modo contaba con pantallas en blanco para proyectar lemas expandibles para la exhibición de material ilustrativo. Su diseño geométrico evocaba una cultura de higiene, racionalidad y economía que pretendía dar una imagen de la Unión Soviética civilizada y progresista. Estas obras fueron nombradas por el autor “Objetos de camaradería”, consideradas el resultado de una nueva forma de vivir en una sociedad, donde la estética respondía a las funciones que le fueron legadas.

La Obra-archivo recoge estas ideas en la medida que su estética guarda líneas de parentesco, con el uso de la geometría que busca esquemas de claridad con la experiencia que recoge la Estación/ Archivo Móvil. Asimismo se hace uso de pantallas táctiles desde las que realizar un recorrido por sus contenidos; los cuales son la entrada a Sónec sonoteca donde se pueden conocer las producciones de Arte Sonoro y Música Experimental en el Chile de los últimos 10 años, junto a otros proyectos como la Biblioteca de Sonidos o el Mapa Sonoro de Valparaíso.

Estación/Archivo Móvil en Centro de Documentación CENTEX Valparaíso 2018

La Biblioteca de Sonidos fue una iniciativa que tomó gran protagonismo incentivada por la acogida del público infantil, algo que descubrimos observando las caras de sorpresa de los más pequeños al encuentro sonoro con la estación. La biblioteca fue concebida como una herramienta que devela los paisajes sonoros del mundo cotidiano en Chile, se diseñó con la idea de permear “universos no visibles”, representando una amplitud de categorías que dan fe de la diversidad territorial que posee el país,  de sus anécdotas y distintas realidades.

En su acervo encontramos materiales que nos muestran entornos sonoros de todo tipo; transportes, sonidos del hogar, empleos, animales, deportes, fenómenos atmosféricos, instrumentos musicales entre los que se hace referencia a los instrumentos mapuches, entornos naturales, industriales, urbanos.

El objetivo principal de la Biblioteca de Sonidos, era poner a disposición materiales sonoros para las comunidades educativas y creativas, que enfrentaran la tarea de la discriminación auditiva en edades tempranas y de igual modo, participar en la contribución educativa, elaborando nuevos imaginarios de nuestra identidad contemporánea.

Entorno virtual de la Biblioteca de Sonidos. Estación/Archivo Móvil, Proyecto SÓNEC

Escuche el sonido de una ballena

La interfaz de la obra-archivo, toma la estética del proyecto madre Sónec y le suma líneas puras para afinar de forma gradual el minimalismo que caracteriza a la sonoteca, elaborando un imaginario que recuerda a un circuito de resistencias, en el que se van desplegando las distintas comunidades; Sonora, Documental, Audiovisual, Prensa, Gráfica. También desde la Estación pueden visitarse el Mapa Sonoro de Valparaíso y la Biblioteca de Sonidos.

En la creación del proyecto intervienen varias disciplinas; El concepto fue creado por Miguel Hernández y Alex Meza, el desarrollo de planos constructivos estuvo a mano de Eduardo Fortune, así como su fabricación fue realizada por Luis Ortega. El  diseño gráfico  se desarrolló a manos de Caput.cl, Carlos Guerra trabajó en la creación de un entorno digital a medida para la Estación/Archivo Móvil. Desde el espacio de documentación y archivo, Noelia Muñoz generó la biblioteca de sonidos. Fue una obra constituida por muchas manos, y complementada por trabajos de mediación y pedagogía a cargo de Alex Meza, y diversos artistas y trabajadores culturales.

ROTACIONES Y ENCUENTROS

Uno de los valores principales de la Estación/Archivo Móvil, es la capacidad de materializar la metáfora del archivo que se expande, ya que la naturaleza de Sónec habita la digitalidad, sin embargo, la estancia física ofrecía una nueva experiencia interactiva con la que la sociedad, activaba la conversación con el arte que estábamos esperando, donde el centro de las observaciones se situaba el desarrollo territorial del Arte Sonoro y la Música Experimental.

Por otro lado, este encuentro cercano rompía con la imagen de respeto y autoridad que el  archivo había ganado. Jacques  Derrida reflexiona ampliamente de ello en su conferencia de 1994  “Mal de archivo”.  Aquí describe de forma cuidadosa todas aquellas palabras solemnes con las que se había forjado la imaginaria del archivo: “El retorno al origen”, “el arkonte”.  Por el contrario,  el archivo-obra ofrece un espacio de discusión ciudadana que da lugar al diálogo abierto con las obras. Entre públicos cercanos y lejanos existía una interconexión favorecida por la instalación, ya fuera por la intensidad con la que los niños generaban sus descubrimientos sonoros dentro de archivo-obra o por la atención que otros adultos y entendidos mostraban en las lecturas de obras y artistas del acervo. La consulta de la estación en este caso, nos retrata en un juego de contacto con el otro, donde es posible encontrarnos con la mirada del usuario que tenemos enfrente.

Este es el diálogo que establece la Estación/Archivo Móvil, diseñada para realizar encuentros  entre  artistas, educadores, músicos, niños, jóvenes o cualquier persona interesada en sus obras sonoras, uso estético y educativo.  Motivadx por este efecto hay quien incluso ha llegado a relacionar su herencia con el proyecto vanguardista Cybersyn (1971-1973), desarrollado durante el gobierno de Salvador Allende.

Las rotaciones de la Estación/ Archivo Móvil se realizan en un periodo de tiempo de cuatro años: Durante el año 2017, se presenta en Santiago, en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende, después llegará a la ciudades de San Antonio, en la región de Valparaíso al Centro Cultural Pedro Aguirre Cerda, y Calle Larga ciudad  de la región de los Andes, después hará su parada en el Centro Cultural de Valparaíso y posteriormente en el Centro Nacional de Arte Contemporáneo Cerrillos en Santiago con el que cerraría el año.

En el año 2018, llegará al Centro de Extensión del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en la ciudad de Valparaíso, para luego marcharse a la Corporación de Artistas del Acero en Concepción en la región del Biobío,  volviendo finalmente al Centro Nacional de Arte Contemporáneo de Cerrillos, donde permanece desde aquel momento.

Gráfica presentación Estación/Archivo Móvil en Centro Cultural Artistas del Acero Concepción 2018.

Cada presentación venía precedida de una actuación, taller o actividad formativa, labores desarrolladas desde el área de mediación a cargo de Alex Meza, para poder intervenir de forma más efectiva  en la idea que los públicos tenían de la sonoteca, de la disposición para trabajar con sus materiales y obras. Muchos fueron los espacios trabajados con esta extensión; desde la fabricación de aparatos para ejercer nuevas creaciones musicales “Circuit Bending” con Ervo Peréz -de Productora Mutante-, actividades de registro de paisajes sonoros y mapeo, para incentivar la conciencia por el medio donde se vive. Así como también la intervención de artistas colaboradores como Felipe Cussen desde la poesía sonora, Valentina Villarroel & Cijka -colectivo AOIR- desde el paisaje sonoro o el Colectivo No, interviniendo desde ruidismo. Todas estas propuestas ofrecieron experiencias de gran trascendencia y diversidad, incluso cuando se mostraban en centros de arte más familiarizados con otras disciplinas.

Taller de sonido y territorio. Circulación Estación/Archivo Móvil. Centro Cultural Pedro Aguirre Cerda 2017

Concierto Lukax Santana. Lanzamiento Estación/Archivo Móvil en Centro de Documentación CENTEX Valparaíso 2018

Taller de experimentación sonora Centro Cultural San Antonio 2017

Referencias

  • Castillo, Alejandra y  Gómez-Moya, Cristian. Arte, archivo y tecnología. Chile: Ediciones Finis Terrae, 2012.
  • Casacuberta, D.: Creación colectiva;  en internet el creador es público. España: Gedisa, 2009.
  • Foster, Hal. Archivos y utopías en el arte contemporáneo. Mèxico: Resistencia, SITAC III, 2004.
  • Guash, Anna Marìa. “ Los lugares de la memoria. El arte de archivar y recordar”, Revista Internacional d’ art (Ejemplar dedicado a: Passatges del segle XIX), nº 5 (2005): pàgs.157-183.
  • Maximiliano Tello, Andrés. El arte y la subversión del archivo. Chile: Instituto de Estética – Pontificia Universidad Católica de Chile, 2015.
  • Jacques Derrida. Mal de Archivo: Una impresión freudiana. Trad. Paco Vidarte, Edición digital de Derrida en Castellano, 1994.

A excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, éste artículo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International Licencia.

Share Button