En honor al pasado 28 de febrero, día de Andalucía; nos transportamos al corazón de esta Comunidad Autónoma con el trabajo del sevillano Antonio Rodríguez Almódovar. El célebre escritor, cuya pasión reside en el folclore y la memoria que sus cuentos protege, donó en mayo de 2021 un archivo sonoro a la Junta de Andalucía bajo el nombre de Los cuentos populares andaluces.

Carlota Flethes
8 marzo 2024
Share Button

En él se encuentra una recopilación de cuentos populares propios de Andalucía divididos en nueve grabaciones, donde voces locales de cada una de las provincias andaluzas nos recuerdan los cuentos tradicionales tal y como eran antes de ser pasados por la letra impresa; conservados en el saber popular gracias a la memoria.

A primera vista infantiles e inocentes; estos relatos realmente poseen un gran contenido moral y político; en ocasiones enredando el amor con el abuso (especialmente machista), el castigo del poder de los ricos, la petulancia, etcétera; tratando temas aún presentes en nuestra sociedad.

Antonio Rodríguez Almodóvar defiende firmemente la cultura popular como inconformista, crítica con el poder. Estos cuentos conforman una puesta de futuro, manteniéndolos en la memoria nos permiten transmitir valores y creencias, nos ayudan a pensar.

La importancia de los cuentos populares en la sociedad no es ninguna novedad; lleva décadas siendo una destacable fuente de estudio. En los años 60, por ejemplo, se encuentran versiones orales en Francia del cuento de Caperucita. Estas son las anteriores a las de Perrault, que hizo una variante desechando la original. Años más tarde a la versión de Perrault se le añade una nueva, la de los hermanos Grimm, que nos llega a la actualidad; donde el final es cambiado a uno donde el cazador rescata a Caperucita y su abuela, resultado de la unión del cuento de Caperucita con el de los siete cabritillos.

Con este archivo se repite la historia. Un modelo específico será el del cuento titulado La niña que riega las albahacas formado por las entrevistas en Jaén y Huelva. Nuestro querido Lorca hizo su propia versión teatral del mismo en 1923, y nuevamente Antonio Rodríguez Almodóvar buscó plasmar la autenticidad del cuento por escrito en 1996. Mediante este trabajo de campo, el escritor sevillano vuelve a las raíces del cuento original, transmitido de boca en boca y retenido sólo en la memoria de las generaciones que han ido contándolo en el seno de su hogar, lleno de diferencias y variaciones entre ellos que construyen su unicidad.

Esta edición recoge sólo una pequeña muestra de todo el trabajo de campo llevado a cabo por el autor a lo largo de numerosos años. Donado a la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico, y conservado en el Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla; el archivo sonoro de Antonio Rodríguez Almodóvar constituye un pilar del patrimonio cultural andaluz.

Cualquier interesado puede acceder gratuitamente a través del este enlace.

A excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, éste artículo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International Licencia.

Share Button