Cuatro compositoras valencianas reflexionan sobre el concierto donde participan en SoniArt y la presencia de mujeres en la música.

Joan Gómez Alemany
2 diciembre 2023
Share Button

Introducción

El último concierto de SoniArt 2023, un ciclo anual interpretado por el cuarteto de saxofones Lumina Ensemble, programa cuatro compositoras valencianas de diferentes edades. Con este concierto se cierra su tercera edición y ya está trabajando en la organización de la cuarta, que empezará en el primer trimestre de 2024. Por fortuna, la presencia de mujeres en las programaciones de conciertos (y en muchos más ámbitos de la realidad social) va en aumento, para superar la discriminación que han sufrido (y siguen sufriendo). En la ámbito de la música contemporánea se han llevado a cabo diversas propuestas que potencian la presencia femenina en las programaciones. Por citar algunas que conocemos de primera mano (aunque podrían ser perfectamente otras), en el Festival Mixtur 2023, se realizó recientemente un concierto interpretado por Ensemble LUX:NM y titulado Women power, reuniendo obras de seis compositoras como son Mirela Ivičević, Konishi Yoko, Natalia Laguens, Bethany Younge, Hanna Hartman y Oxana Omelchuk. En el Festival Ensems del 2023, también hubo algunos conciertos que seguían este camino, como la representación de la ópera Woman at point zero de Bushra El-Turk o el concierto monográfico de Brigitta Muntendorf con su obra Trilogie für zwei Flügel, interpretada por Syntagma Piano Duo (Carolina Santiago y Francisco Martí) y electrónica a cargo de Ángel Faraldo. No obstante, aún queda mucho por hacer... Es una buena muestra de ello que hasta ahora la Ópera del Liceu, fundada en 1837, solo haya estrenado dos óperas escritas por compositoras, la primera de Matilde Salvador, Vinatea, y la segunda Raquel García-Tomás, Alexina B. Pero el Teatro Real tiene unas cifras parecidas, estrenando solo unas pocas óperas de compositoras, siendo la primera de Pilar Jurado, La página en blanco, la segunda de Elena Mendoza, La ciudad de las mentiras y otras en co-producción como la de Kaija Saariaho, Only the sound remains o también Je suis narcissiste de Raquel García-Tomás.

Pero de lo que se trata no es hacer listas neutras y burocráticas que no valoren el trabajo en sí y su calidad. Estamos de acuerdo con las palabras de Paco Yáñez, cuando dice: «no lo hacemos por una cuestión de porcentajes, de cupos, de paridades o de tan complejas (como no siempre justas) ingenierías socio-matemáticas (máxime, en terrenos como la música y el arte), sino por dar fe en nuestras páginas de toda una generación de compositoras entre las que destacan algunas de las voces musicalmente más potentes del tercer milenio: ésas que toman el relevo de una historia en la que no han faltado compositoras de talento, desde la noche de los tiempos y el misticismo de una Hildegard von Bingen»[1].

Reflexiones

Después de esta introducción, nos centramos ya en el concierto de SoniArt. Con título Miscelánea de compositoras valencianas, Lumina Ensemble interpretará el siguiente programa:

A las cuatro compositoras protagonistas del concierto, se les envió este breve mensaje-pregunta:

Actualmente nos encontramos en un momento social en el que se están reivindicando muchos derechos de las mujeres antes invisibilizados. SoniArt plantea un programa que en su totalidad está conformado por compositoras, algo que hace unas décadas no hubiéramos visto. ¿Qué piensas de este tipo de propuestas? ¿Qué medidas conoces y apoyas como compositora a favor de la igualdad en la programación musical?

Aquí citamos de manera completa las cuatro interesantes respuestas que realizaron cada una de ellas.

Carmen Verdú (1962)

«Esta programación de SoniArt me parece un gran acierto con el que potencia a las creadoras de nuestra Comunidad a un nivel nacional, comparable a las programaciones que desde 2021 la "Asociación Mujeres en la Música" ha estado realizando en su Ciclo "Encuentros con Mujeres en la Música", y, por otro lado, sus conciertos con el apoyo del Ministerio de Cultura, en programas constituidos exclusivamente por compositoras. Estos eventos se han venido centrando esencialmente en la Música de Cámara, y, el no haber formado parte de la Asociación, no ha sido un obstáculo para que haya sido incluida con encargos en varias ocasiones, lo que demuestra su disposición más positiva.

Respecto a décadas pasadas, la difusión de mi obra camerística tuvo lugar preferentemente en los Ciclos "Contemporary Spanish Music in Europe", que organizó la ECCA durante seis años en trece capitales europeas; se trataba de programas mixtos, en los que coexistíamos ambos géneros en igualdad de condiciones. Ahora, mi dedicación está preferentemente dirigida a la música sinfónica, y aquí, aún la participación en temporadas de Orquestas Profesionales es mucho más limitada, he podido disponer de los estrenos y grabaciones video-gráficas de tres de mis sinfonías y de un poema sinfónico, aunque su acceso sigue siendo muy restringido.

En cuanto a las medidas a proponer para la mejor difusión de la música de compositoras, creo que, por un lado, afiliarse a estas asociaciones para apoyar sus propuestas, puede ser una medida interesante para dar salida a la creación personal; pero por otro, también pienso que puede acabar convirtiéndose en un gueto, de donde sea más complicado reivindicar posteriormente programaciones con independencia de género. Tenemos ya experiencia vivida con la Música Contemporánea, que llega con dificultad al público en general por no haber sido compatibilizada en una misma programación, con la de los grandes maestros de otras épocas».

Iluminada Pérez Troya (1975)

«En un principio, creo que este tipo de propuestas tienen un valor de difusión y visibilización de la mujer compositora muy relevante e interesante. Es una tarea que el propio sistema ha convertido en necesaria, ya que históricamente las mujeres siempre han estado en segundo plano. También es cierto que ya hace tiempo, contamos con una presencia más notable de las mujeres en el mundo de la composición, y que además, muchas de ellas se han convertido o se están convirtiendo en referentes para las nuevas generaciones, con nombres como Sofiya Gubaidúlina, Kaija Saariaho, Unsuk Chin, Rebecca Saunders, Isabel Mundry, Elena Mendoza, entre muchas otras. Evidentemente, este hecho ayuda a que cada vez haya más presencia femenina en las programaciones.

Cuando comienzo mi respuesta diciendo "en un principio", es porque pienso que la visibilización es un trabajo colectivo, en el cual todos somos granitos de arena que vamos formando el conjunto. Los programas de este tipo son un reflejo del trabajo que muchas mujeres han llevado y están llevando a cabo, las cuales han decidido emprender un camino hasta no hace mucho, bastante copado por los hombres; pero a fin de cuentas, lo que más importa es la música, el arte y su difusión, esté quien esté detrás. Hay que luchar por la calidad, la igualdad, el respeto y la cultura, desde cualquier medio sin importar el género. Obviamente, para alcanzar dicha igualdad, se ha de pasar por este tipo de propuestas y proyectos que sin duda ayudan a lanzar un mensaje: las mujeres han estado aquí, estamos aquí y queremos seguir estando.

A parte de las programaciones dedicadas en gran medida, o en su totalidad a mujeres, hay muchos proyectos personales, académicos o institucionales que ayudan en este sentido. Por ejemplo, en 2019 tuve el gusto de participar en un proyecto de la Diputació de València en el que ocho mujeres compositoras valencianas compusimos una suite para el "dia de la dona", estrenada por la banda de mujeres de la FSMCV. Pero más en concreto, me gustaría nombrar un proyecto llevado a cabo por un fantástico grupo de docentes del Conservatorio Superior de Música "Joaquín Rodrigo" de València, llamado La invisibilidad sonora. Dentro de las líneas de investigación promovidas por el ISEACV, este proyecto  surge con el fin de dar a conocer el mundo de la composición femenina a través de charlas, conciertos y la creación de un repositorio de obras de compositoras de todos los tiempos. También cabe mencionar la actividad llevada a cabo por la Asociación de Mujeres en la Música, cuya finalidad es potenciar, divulgar y promocionar la presencia de las mujeres en la historia de la música y en la actualidad, con proyectos como "Compositoras en las aulas".

Por otro lado, si hablamos de festivales o premios, vemos como en el Festival Ensems, uno de los más importantes festivales de música actual tanto a nivel autonómico como nacional, y con el que tuve el placer de estrenar con Lumina Ensemble, queda patente que el género es indiferente. Igualmente, si observamos lo que ha sucedido con el Premio Nacional de Música, concedido por el Ministerio de Cultura, vemos que en la última década, o mejor dicho, desde 2010, cinco grandes compositoras han sido reconocidas por su gran trabajo tanto en la composición como en la difusión de la música. Esto no había sido así antes, por lo que estamos asistiendo a un cambio importante en este sentido.

En resumen, cualquier iniciativa honesta y de calidad que ayude a conseguir la igualdad me parece que es un logro no solo para las mujeres, sino para toda la sociedad.»

Àngela Gómez (1991)

«Me parece estupendo siempre que no se especifique o "se venda" el concierto como "música de mujeres". Es decir, ante este tipo de propuestas tengo sensaciones encontradas, ya que, por un lado, me parecen muy necesarias para poder visibilizar el papel de la mujer en la música (todos sabemos lo invisibilizadas que hemos estado durante siglos) y, por tanto, la mejor forma para tal objetivo es recurrir a conciertos de compositoras. Pero, por otro lado, creo que debemos normalizar la presencia femenina en las programaciones, y aquí recae todo el peso sobre los programadores, los cuales deberían tener una conciencia mayor y deberían preocuparse por conocer y dar a conocer a las compositoras de forma regular.

Pertenezco a la Asociación de Mujeres en la Música, cuya finalidad es potenciar, divulgar y promocionar la presencia de la mujer en la música mediante iniciativas como mesas redondas, programación de conciertos o la creación del proyecto "Música de Mujeres en las Aulas". Esta asociación también forma parte del Observatorio de Igualdad de Género en el ámbito de la Cultura. Por otra parte, conozco el mapa interactivo Creadoras de la Historia de la Música, creado por la musicóloga Sakira Ventura, el cual es una herramienta fantástica, por un lado, para conocer compositoras tanto del pasado como del presente, y, por otro lado, como guía para los programadores».

Sara Blanco (1998)

«Si bien ahora tenemos programas donde solo y exclusivamente se programan mujeres compositoras, esto no deja de ser un acto reivindicativo, no es algo cotidiano. Es decir, el nivel de ausencia femenina en este mundo musical fue y es tan visible que nosotras mismas nos tuvimos que buscar nuestros propios espacios, muchas veces con apoyo, como es este caso. Desde mi punto de vista, este tipo de propuestas son lo que necesitamos hoy en día para dar a entender que estamos aquí, que no somos pocas y que un concierto puede ser totalmente compuesto por mujeres igual que por hombres. Es importante hacer entender a la sociedad que, a pesar de nuestras diferencias, tenemos mucho más en común de lo que pensamos, por ello, SoniArt nos ayuda a mostrar esas igualdades musicales que hay en este campo. Lo ideal sería que esto no fuera así. Lo ideal sería que en cualquier programa estuvieran integrados compositores y compositoras sin tener en cuenta su sexo, raza, edad o clase social, pero actualmente esto no es algo que ocurra ni que esté asimilado. Espero que nuestro papel como estudiantes de música, músicos, intérpretes, o, como es este caso, compositoras, deje de ser algo a lo que apoyar y se convierta en una realidad puramente cotidiana y habitual.

Actualmente conozco y apoyo algunas medidas a favor de la igualdad. Algo básico es presentarte a un concurso o festival de forma impersonal, es decir, sin poner nombre y apellidos ni foto, para que así la decisión del jurado sea lo más neutra posible en cuanto al sexo que se trata. Además, conozco festivales que incentivan la presencia femenina en este mundo, no solo los destinados al 8 de marzo, si no algunos como Música y mujeres, o la Asociación de Mujeres en la Música. También a las creadoras de contenido Natalia Enelface de@musicaescritapormujeres_, Paula Granados de @mujeres compositoras o SakiraVentura de @svmusicology».

Breve conclusión

Finalizamos así este texto con la voz más joven de todas las compositoras, para apuntar hacia el futuro y esperar que un día sea normal y corriente, como ellas apuntan, programar desde la igualdad sin ningún tipo de discriminación o invisibilización.

Notas

  1. ^ YÁÑEZ, Paco. Desocultando el talento de las compositoras. Mundoclasico, 1 de febrero de 2018, https://www.mundoclasico.com/articulo/30515/Desocultando-el-talento-de-las-compositoras

A excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, éste artículo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International Licencia.

Share Button