Diana Pérez Custodio, como es habitual en esta sección, nos desgrana una obra músico-escénica, en formato de ópera.

Diana Pérez Custodio
4 marzo 2024
Share Button

Pocas experiencias en la vida son comparables a la de concebir una ópera y traerla al mundo. Si además esa ópera es enteramente tuya, no sólo la música sino también todo lo demás, desde el libreto a la concepción de cómo ha de ser el tratamiento escénico o el vestuario, el proceso te llega a volver del revés. Es el caso de mi cuarta ópera, metAMORfosis, subtitulada “Ópera de pasarela” porque transcurre en una y porque fusiona el mundo de la ópera y el de la moda desde lo más profundo. En este parto extremadamente complicado las doulas han ido mucho más allá del cumplimiento del deber, poniendo toda su sabiduría en crear un espectáculo sólido, mágico y a la vez factible a partir de mis sugerencias iniciales: el director de escena Juan Dolores Caballero, más conocido como “el Chino”, construyendo el delicado tejido escénico, el joven diseñador Pablo Árbol los increíbles atuendos, y la técnico Patricia Gea todo un mundo de luces.

Así, el pasado 14 de octubre de 2023 se estrenó metAMORfosis en el Auditorio Edgar Neville de Málaga, gracias a la producción de Raft Cultural, a la producción ejecutiva de Magdalena Soriano, Lynne Kurzeknabe, Pepe Miñarro y Ana Sedeño, y a la colaboración de entidades como la Junta de Andalucía, la Diputación de Málaga, la Fundación Málaga, la AAOMA, FIDAH, el Museo Automovilístico y de la Moda de Málaga, la UMA, la Caja Blanca o el Orfeón Universitario y la Coral Carmina Nova también malagueños, amén de casi doscientos particulares que aportaron cada uno su granito de arena a través de un frenético crowdfunding gestionado por Verkami. Una enorme oleada de apoyo y solidaridad con el proyecto capaz de superar cualquier obstáculo y de hacer brotar un oasis en el corazón de la sequía cultural y artística que experimenta nuestro país; metAMORfosis es la prueba de que la travesía del desierto a veces es posible.

metAMORfosis es, como no, un rito in música. Un rito de paso en el que los seis cantantes, cuyos personajes llevan el nombre de los tiempos verbales[1], recorren literalmente la conjugación del verbo “amar” acompañados por tres músicos que portan sendos instrumentos procesionables[2]. La estructura del espectáculo es la siguiente:

OBERTURA
Desfile 1
ACTO 1
Desfile 2: Condicional
Desfile 3: Imperativo

ACTO 2. SUBJUNTIVO
Desfile 4: Futuro y futuro perfecto
Desfile 5: Pasado
5.1. Pretérito pluscuamperfecto
5.2. Pretérito imperfecto
5.3. Pretérito perfecto
Desfile 6: Presente

ACTO 3. INDICATIVO
Desfile 7: Futuro y futuro perfecto
Desfile 8: Pasado
8.1. Pretérito indefinido y anterior
8.2. Pretérito imperfecto y pluscuamperfecto
8.3. Pretérito perfecto compuesto
Desfile 9: Presente

CODA. GERUNDIO

Tres Actos (palabra nada inocente), precedidos por una Obertura instrumental y divididos en Desfiles en lugar de Escenas, durante los que los participantes en el ritual transitan desde el amor condicional (“yo amaría si…”) al amor incondicional encarnado por el Presente de Indicativo (“yo amo”). El proceso se cierra con una Coda en Gerundio plural en la que se ha trascendido ya la linealidad del tiempo así como las barreras transpersonales.

Cada modo verbal debe convertirse en experiencia real para los cantantes gracias a los atuendos descritos en partitura y que cada diseñador debe interpretar a su manera: el Condicional y el Imperativo desde la incomodidad física, el Subjuntivo desde la belleza de unos trajes pesados con largas colas que impiden avanzar, y el Indicativo desde una ropa que además de bella sea cómoda. No en vano la partitura comienza con una cita de la diseñadora Stella McCartney: “Lo que oprime el cuerpo oprime el pensamiento”.

En la parte electroacústica pregrabada que, como en todas mis óperas, sustituye a la tradicional orquesta, se encuentran agazapados siglos de historia de la voz cantada. De forma muy explícita se deconstruyen fragmentos del Dido y Eneas de Purcell para construir el Indicativo desde otro significado muy diferente al del original. De forma mucho más sutil se asoman la ninfa de Monteverdi, el Papageno mozartiano o la Sequenza III de Berio. Quieran todos esos ancestros que metAMORfosis pueda, como sus obras, tener una vida larga y fecunda.

Notas

  1. ^ Futuro 1 (María Calvo), Futuro 2 (Manuel Ruiz), Presente 1 (Alicia Molina), Presente 2 (José Antonio Ariza), Pasado 1 (Alicia Naranjo) y Pasado 2 (Julio Nomdedeu).
  2. ^ Alegría Muñoz (flauta de pico sopranino), Santi Mabad (clarinete bajo) y Jaime Hidalgo (trombón bajo).

A excepción del contenido de terceros y de que se indique lo contrario, éste artículo se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International Licencia.

Share Button